Per poder veure correctament aquest missatge faci click aquí
cabecera
 
 

NOVETATS LEGISLATIVES DEL BOE DEL 5 DE MARÇ DE 2020

Mercantil, Civil i Administratiu

Actualización del Anexo 1 por la que se define el principio de prudencia financiera aplicable a las operaciones de endeudamiento y derivados de las comunidades autónomas y entidades locales
Resolución de 4 de marzo de 2020, de la Secretaría General del Tesoro y Financiación Internacional, por la que se actualiza el Anexo 1 incluido en la Resolución de 4 de julio de 2017, de la Secretaría General del Tesoro y Política Financiera, por la que se define el principio de prudencia financiera aplicable a las operaciones de endeudamiento y derivados de las comunidades autónomas y entidades locales.
(BOE, 05-03-2020)

Regulación del Registro de la Junta Electoral Central y se crea la Sede Electrónica
Resolución de 26 de febrero de 2020, de la Presidencia de la Junta Electoral Central, por la que se regula el Registro de la Junta Electoral Central y se crea la Sede Electrónica.
(BOE, 05-03-2020)

Euro
Resolución de 4 de marzo de 2020, del Banco de España, por la que publican los cambios del euro correspondientes al día 4 de marzo de 2020, publicados por el Banco Central Europeo, que tendrán la consideración de cambios oficiales, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 36 de la Ley 46/1998, de 17 de diciembre, sobre la Introducción del Euro.
(BOE, 05-03-2020)

https://www.boe.es/boe/dias/2020/03/05/
https://www.boe.es/boe/dias/2020/03/05/index.php?s=3


NOTÍCIES DE PREMSA DEL 5 DE MARÇ DE 2020

Fiscal

Los países de la UE podrán desviarse de las reglas fiscales para afrontar la crisis del coronavirus
El Eurogrupo permitirá desviaciones temporales de la senda fiscal vigente en cada uno de los países miembros dando pie, si es necesario, a un mayor déficit público. Esta es una de las primeras iniciativas de tinte económico que toma la Unión Europea (UE) como medida de contención ante la crisis del coronavirus Covid-19.

La decisión fue anunciada en la tarde de este miércoles por el presidente del Eurogrupo y responsable de Finanzas portugués, Mario Centeno, tras la teleconferencia mantenida con los responsables económicos de los otros 26 países miembros, entre los que también se encontraba la vicepresidenta del Gobierno de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, quien poco antes había quitado algo de hierro al asunto al señalar que la epidemia tendrá impactos “poco significativos” y de carácter transitorio sobre la economía española.

El objetivo del Eurogrupo es buscar una respuesta común y coordinada ante el impacto y expansión de la enfermedad. Como primera medida, los países comunitarios señalaron en un comunicado conjunto que el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE incluye una cláusula que permite este tipo de planes siempre que estén justificados y que se preserve la sostenibilidad fiscal a medio plazo.

Con todo, la UE recordó que ese margen adicional será concedido solo cuando se demuestre que el incremento del agujero fiscal corresponde a incidencias ligadas a la epidemia del coronavirus. “Nuestro marco fiscal nos da flexibilidad para atender y reaccionar ante situaciones inusuales. Corresponde a la Comisión Europea implementar estas reglas y evaluar las solicitudes de los Estados miembros. Dentro de las reglas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento contamos con una cláusula que permite una desviación temporal de la senda de ajuste”, explicó Mario Centeno. Esta palanca, añadió, cubre la horquilla completa de políticas fiscales, financieras y estructurales. Todas las que “son importantes para salvaguardar el bienestar de nuestros ciudadanos y amortiguar los efectos negativos del coronavirus en el crecimiento económico”.

Este mecanismo, prosiguió el portugués, se puede utilizar “siempre que se demuestre que los gastos adicionales están vinculados con el acontecimiento inusual y que sea de forma temporal”. A mediados de este mes, de hecho, y en función de cómo evolucione la crisis, los 27 volverán a evaluar la situación y valorarán si se toman nuevas medidas “proporcionales a los riesgos”, detalló Centeno. “El Gobierno español va a seguir la situación puntualmente hora a hora, para reaccionar con eficacia y con rapidez”, dijo por su parte Calviño.

Queda por ver si la resolución anunciada por la UE da pie a una modificación de la senda fiscal prevista por el Gobierno de Pedro Sánchez, aprobada hoy por el Senado después de haber recibido el visto bueno del Congreso. El plan presentado por el Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos implica una rebaja del déficit al 1,8% del PIB este año desde un nivel por confirmar de cierre de 2019, que se situaría entre el 2% que se había marcado Hacienda por objetivo y el 2,5% que estima el Banco de España. Desde ahí, la senda apunta a una rebaja del agujero fiscal hasta el 1,5% el próximo año, el 1,2% en 2022 y el 0,9% en 2023.

Por el momento, y a falta de ver cómo evoluciona la epidemia, el margen adicional ofrecido por Bruselas para paliar el Covid-19 será previsiblemente más amplio para los países más afectados, como es el caso de Italia, pero podría terminar relajando también la senda fiscal española.
(Expansión, 05-03-2020)

El Senado vota la nueva senda de déficit y el Gobierno encauza los Presupuestos Generales
El Pleno del Senado examina y vota esta tarde el acuerdo del Gobierno sobre la nueva senda de estabilidad presupuestaria, acompañada por el límite de gasto no financiero, conocido como 'techo de gasto', que ya fue validada el pasado jueves en el Congreso como paso previo a la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2020.

Tal y como sucedió en el Congreso el jueves pasado, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, defenderá en la tribuna de la Cámara Alta el miércoles para defender la nueva senda de estabilidad presupuestaria, que contempla una relajación de los objetivos de déficit y deuda, y una mayor regla de gasto.

En concreto, se examinará y votará el acuerdo por el que se adecuan los objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda pública para el conjunto de administraciones para este año, y se fija el 'techo de gasto'. A su vez, se hará lo propio con la senda para el período 2021-2023, que también obtuvo el respaldo mayoritario del Congreso el jueves, y fue acompañado por sorpresa por el límite de gasto no financiero del Presupuesto para 2021.

El Gobierno incluyó el 'techo de gasto' de 2021 en el acuerdo de la senda de estabilidad 2020-2023, a pesar de que no figuraba en el acuerdo aprobado el pasado 11 de febrero en el Consejo de Ministros, ni la ministra había informado previamente sobre el mismo.

De esta forma, en un único debate, el Ejecutivo se aseguró el visto bueno a la senda hasta 2023, incluyendo tanto del 'techo de gasto' de este año, como el del año próximo, aunque tenía de plazo hasta el 30 de junio para aprobarlo. El 'techo de gasto' de los Presupuestos de 2020 se fija en 127.609 millones, un 3,8% más, mientras que el de 2021 se sitúa en 131.437 millones de euros, un 3% más.

El visto bueno del Senado a la senda este miércoles está asegurado, ya que el Gobierno puede obtener una mayoría simple si logra el beneplácito de los grupos que permitieron la investidura de Pedro Sánchez. El PSOE cuenta con 113 senadores del total de 265. A los votos a favor del Grupo Socialista podrían sumarse los diez de EAJ-PNV y los seis del Grupo Izquierda Confederal, formado por Adelante Andalucía (1 senador), Més Per Mallorca (1), Más Madrid (1), Compromís (1), Geroa Bai (1) y Catalunya En Comú Podem (1). También podrían sumarse los senadores de Coalición Canaria (1), Agrupación de Electores (1), PRC (1), Partido Aragonés (1), Agrupación socialista Gomera (1). Se volverán a abstener desde Esquerra Republicana, que cuenta con 13 senadores, y los dos de EH Bildu. Mientras, la senda obtendría los votos en contra de los 97 senadores del PP, los 9 de Ciudadanos, los dos de Vox y el de UPN.

La nueva senda de estabilidad presupuestaria fija unos objetivos de déficit público del 1,8% del PIB este año, del 1,5% en 2021, del 1,2% en 2022 y del 0,9% en 2023, con lo que se relajan las metas en vigor del Gobierno del PP, que establecía un 0,5% para este año y estabilidad presupuestaria desde 2021.

Por administraciones, para el Estado se fija un objetivo de déficit del 0,5% del PIB este año, del 0,5% el próximo, del 0,3% en 2022 y del 0,1% en 2023, por lo que Montero ha indicado que el mayor esfuerzo se exigirá al Estado. Para la Seguridad Social se establecen unas metas de déficit del 1,1% este año, del 1,5% en 2021, del 1,2% en 2022 y del 0,9% en 2023. Las metas en las regiones son el 0,2% del PIB este año, el 0,1% en 2021 y equilibrio presupuestario desde 2022, mientras que para las entidades locales se fija déficit cero en todo el período.

Respecto a la deuda pública, el Gobierno calcula que la ratio de deuda pública sobre PIB será del 94,6% este año, del 93,4% en 2021, del 91,7% en 2022 y terminará la legislatura en el 89,8%. Además, se flexibiliza la regla de gasto al contemplar una tasa de referencia nominal del 2,9% del PIB este año, al 3% en 2021, al 3,2% en 2022 y el 3,3% en 2023. Una vez el Gobierno obtenga el respaldo del Senado a la nueva senda, empezará a elaborar el proyecto de Presupuestos de 2020, cuya tramitación parlamentaria y aprobación definitiva espera tener lista antes de que acabe el verano.
(El Mundo, 05-03-2020)

Laboral

Trabajo dice que la empresa o los trabajadores pueden paralizar la actividad si hay riesgo grave
"Las empresas pueden adoptar medidas organizativas o preventivas que, de manera temporal, eviten situaciones de contacto social, sin necesidad de paralizar su actividad (...) pero si esto no fuera posible, la empresa estará obligada a informar lo antes posible acerca de la existencia de dicho riesgo, o a adoptar las medidas y dar las instrucciones necesarias para que, en caso de peligro grave, inminente e inevitable, las personas trabajadoras puedan interrumpir su actividad y, si fuera necesario, abandonar de inmediato el lugar de trabajo".

Así arranca la guía de actuación legal que ha elaborado y difundido hoy el Ministerio de Trabajo y Economía Social para uso de las empresas ante el coronavirus. Desde el Gobierno consideran que, ante el riesgo de contagio por coronavirus, las compañías podrán o bien paralizar la actividad o activar medidas que permitan realizar el trabajo "de forma alternativa" o suspender temporalmente la producción. Ante esto, Trabajo describe cuándo puede paralizarse la actividad de una empresa o suspenderla temporalmente y qué figuras legales amparan estas decisiones.

Si bien, desde Trabajo explican en La Guía para la actuación en el ámbito laboral en relación con el nuevo coronavirus que también pueden ser los propios trabajadores quienes decidan "interrumpir su actividad y abandonar el centro de trabajo", "si la prestación de servicios en el centro de trabajo conlleva un riesgo grave e inminente de contagio por coronavirus, y en aplicación de lo previsto en el mencionado artículo 21 Ley de Prevención de Riesgos Laborales, en su apartado 2".

Asimismo, este protocolo de actuación precisa que "por decisión mayoritaria, la representación unitaria o las delegadas y delegados de prevención, podrán acordar la paralización de la actividad de las personas trabajadoras afectadas por el riesgo de contagio grave e inminente por coronavirus". Aunque en este punto, los técnicos de Trabajo recuerdan lo que la ley considera de un riesgo “grave e inminente", que es "todo aspecto que resulte probable que se materialice en un futuro inmediato y pueda ser causa de gravedad para la salud de todos los trabajadores del puesto”.

A esto añaden que, tratándose de una situación excepcional, en la que se pide a la empresa una prevención adicional y diseñada específicamente para hacerle frente, la interpretación de lo que es una "situación de riesgo grave e inminente" debe ser "restrictiva".

Aunque, acto seguido indican que, en relación a la gravedad, de existir riesgo real de contagio, su existencia debe considerarse "con carácter general". Asimismo, en cuanto a la inmediatez, precisan que "la mera suposición o la alarma social" por el riesgo de contagio "no son suficientes para entender cumplidos los requisitos de la norma". Por ello, consideran que debe realizarse "una valoración carente de apreciaciones subjetivas".

En todo caso, el Ministerio que dirige Yolanda Díaz indica que "las empresas deberán adoptar aquellas medidas preventivas de carácter colectivo o individual que sean indicadas, en su caso por el servicio de prevención" en función del tipo de actividad, distribución y características concretas de la actividad que la empresa realice".

La propia ministra ha justificado este miércoles la posibilidad de parar la actividad en las empresas si existe riesgo de contagio por coronavirus, señalando que se trata de una medida guiada por "un único propósito", el de "la prevención de la salud", y que "para una democracia este es el bien principal". "Los demás bienes están sujetos a lo principal, que es controlar los riesgos, que no existan contagios y actuar como estamos haciendo", ha explicado ante los medios de comunicación, que le han preguntado por la guía de actuación lanzada por su departamento con recomendaciones sobre cómo actuar ante el brote de coronavirus.

La titular de Trabajo ha querido dejar claro que lo dispuesto en la guía no hace más que recoger lo establecido en la propia legislación laboral y que su propósito con este documento es "dar absoluta tranquilidad a los trabajadores" y facilitar "todos los canales para prever las situaciones que pudieran darse".
(Cinco Días, 05-03-2020)

La CEOE molesta con Trabajo por la guía de actuación ante el coronavirus
La publicación por parte del Ministerio de Trabajo de una guía de actuación en el ámbito laboral por el coronavirus ha levantado la indignación de los dirigentes empresariales de CEOE y Cepyme. En un comunicado han considerado que Trabajo "comete un grave error al dar difusión a una guía de actuación en el ámbito laboral en relación con el coronavirus que genera alerta y confusión al no corresponder con la valoración del riesgo realizada por el Ministerio de Sanidad".

Además, desde las patronales añaden su malestar porque el departamento que dirige Yolanda Díaz "no ha contado con la participación de las empresas y los sindicatos, a pesar de que ya se lo habíamos solicitado previamente, contribuyendo con ello a una mayor incertidumbre". Así, también el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha criticado hoy que la publicación de dicha guía "haya sido una decisión unilateral del Ministerio de Trabajo" y ha lamentado igualmente que no se haya consultado a los agentes sociales.

Desde CEOE aseguran que los empresarios ya trabajan desde hace semanas en la prevención y contención del riesgo de contagio "de la mano del Ministerio de Sanidad y en perfecta coordinación con el resto de los interlocutores sociales y otros agentes necesarios a lo largo del territorio nacional".

Por ello, consideran que la irrupción de Trabajo en esta cuestión con la publicación de este protocolo, "responde al ritmo político" y reprochan que "el ministerio desoye a los interlocutores sociales y deja al margen la necesaria protección de las empresas en un momento trascendente, publicando un documento durante la tarde sin ni siquiera habérselo comunicado previamente a las organizaciones que conforman el diálogo social".
Así, continúan "el documento del Ministerio de Trabajo no aporta ninguna novedad para garantizar la salud de las personas trabajadoras ni para minimizar el impacto en la actividad económica", ya que se limita a la transcripción de normas y procedimientos poco adecuados para hipotéticas situaciones de urgencia por razones de riesgo de salud pública, explican desde las patronales. Y creen que tampoco responde a las caídas repentinas de actividad o falta de suministros, por lo que exigen al Gobierno medidas urgentes y excepcionales, coordinadas con todos los ministerios competentes, para proteger a las empresas.

El presidente de la asociación de autónomos ATA y vicepresidente de CEOE, Lorenzo Amor, ha arremetido también contra la publicación de Trabajo, considerando que el Gobierno debería “socializar” el problema y, dado que en protocolo del Ministerio se remite a la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, las bajas laborales generadas por esta crisis deberían tratarse como bajas por enfermedad profesional, que se pagan desde el primer día por la Seguridad Social. Sin embargo, hasta ahora Trabajo ha dicho que se considerarán bajas por enfermedad común, que se abonan por parte de la empresa entre los días 4 y 15 de ausencia del trabajador.
(Expansión, 05-03-2020)

Mercantil, Civil i Administratiu

El Supremo declara “usurario” el interés de las tarjetas ‘revolving’
El Tribunal Supremo ha anulado un préstamo concedido mediante tarjeta revolving o de pago aplazado que tenía unos intereses del 27% TAE. Lo considera usurario por aplicar un tipo de interés superior al precio normal del dinero y manifiestamente desproporcionado. La banca, que tiene préstamos ligados a tarjetas de crédito y revolving por valor de 13.600 millones de euros, se jugaba mucho con esta sentencia. El alto tribunal ha estudiado un caso concreto de una clienta de WiZink, pero su conclusión sienta jurisprudencia y afecta a millones de clientes potenciales.

La clienta pidió la anulación de su préstamo basándose en la Ley de Usura, una norma de 1908 aún en vigor que prohíbe prestar dinero con intereses “leoninos”. Una de las claves de este caso estaba en lo que se considera “interés notablemente superior al normal del dinero”, es decir, con qué hay que comparar los intereses de entre el 24 y el 27% que suelen cobrar la mayoría de las tarjetas que han llegado a los tribunales. Una sentencia previa del Supremo consideró usura un TAE del 24,6%, que era “más del doble del interés medio ordinario en operaciones de consumo” de la época, entre 2001 y 2009.

El problema es que desde hace unos años el Banco de España publica estadísticas que diferencian entre los préstamos personales (con intereses más bajos, del 7-8%) y los específicos de las tarjetas revolving (entre el 19 y el 20%). Cuando se publicaban de manera unificada se hacía la media y el 25% TAE era usura porque suponía más del doble. En la sentencia conocida este miércoles los magistrados optan por considerar que el interés con el que hay que comparar es el de las revolving, en contra de lo que defendía el abogado de la clienta, pero aun así lo consideran abusivo y, por tanto, nulo.

Los magistrados consideran que el tipo medio del que se parte para realizar la comparación, que ronda el 20% anual, “es ya muy elevado”. “Cuanto más elevado sea el índice a tomar como referencia en calidad de ‘interés normal del dinero’, menos margen hay para incrementar el precio de la operación de crédito sin incurrir en usura”, argumenta el tribunal, que añade: “De no seguirse este criterio, se daría el absurdo de que para que una operación de crédito revolving pudiera ser considerada usuraria, por ser el interés notablemente superior al normal del dinero y desproporcionado con las circunstancias del caso, el interés tendría que acercarse al 50%”.

El tribunal aprovecha también para reiterar algo que ya manifestó en su sentencia de 2015 sobre las revolving: que los bancos no pueden cobrar intereses tan altos amparándose en que muchos de sus clientes luego no pueden pagarlos, principalmente porque conceden créditos sin estudiar la solvencia de los clientes. Dicen los magistrados que “no puede justificarse la fijación de un interés notablemente superior al normal del dinero por el riesgo derivado del alto nivel de impagos anudado a operaciones de crédito al consumo concedidas de un modo ágil [...] y sin comprobar adecuadamente la capacidad de pago del prestatario". Y añaden algo que no decían en 2015, “mediante técnicas de comercialización agresivas”.

Uno de los principales reclamos de estas tarjetas son los célebres “cómodos plazos” en los que se puede devolver el crédito, mensualidades muy bajas que son las que pueden permitirse consumidores con ingresos bajos. El problema de las revolving es que las cuotas bajas ni siquiera cubren los intereses, que se suman y financian con el resto de operaciones. Se crea así una especie de efecto de bola de nieve: los usuarios van pagando las cuotas, pero la deuda nunca termina de pagarse. Hay personas que han llegado a acumular cinco de estas tarjetas, porque durante la Gran Recesión las entidades las comercializaban profusamente.

El Banco de España ha alertado en varias ocasiones del problema. Incluso creó hace unos meses un simulador en su página web para informar a los clientes de la fecha de vencimiento de la última cuota y el importe total de los intereses pagados. Cuando se introducen los datos de condiciones reales de una de estas tarjetas revolving (3.000 euros de capital pendiente, interés del 27,24% y cuota mensual de 50 euros), salta un aviso en rojo que dice: “Atención, con esta cuota la deuda se convertirá en indefinida e incluso irá aumentando con el tiempo”.

Hasta hace unos meses las entidades venían aceptando los fallos en su contra de los tribunales. Solían perder en primera instancia, recurrían a las audiencias provinciales, donde volvían a perder, y pagaban. Pero Wizink, la antigua filial de Banco Popular que acumula la mayoría de este tipo de demandas, decidió llevar el pleito hasta el Tribunal Supremo. Un intento previo de que el Supremo aclarara por fin la cuestión -la gran mayoría de audiencias provinciales estaban dando la razón a los clientes, pero unas pocas se la daban a los bancos al comparar el interés con el de las revolving y calcular si era el doble- se acabó suspendiendo. Fuentes jurídicas sospechan que el cliente renunció tras llegar a un acuerdo económico con la entidad, Bankia.

Los jueces del alto tribunal han examinado el caso de E. Q., una mujer de Santander que en 2012 contrató una tarjeta de crédito Visa Citi Oro, hoy de Wizink (esta firma compró los negocios de tarjetas de Citibank y Barclays en España), con un interés del 27% TAE. Un tribunal lo consideró usura en octubre de 2018. Wizink recurrió y la Audiencia Provincial de Cantabria volvió a dar la razón a la clienta y declaró el contrato nulo basándose en la Ley de Represión de la Usura.
(Cinco Días, 05-03-2020)

El FMI alerta de que la economía crecerá a un ritmo inferior al de 2019
La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, ha subrayado esta tarde que el brote del coronavirus es "ya un problema global" que necesita un "mecanismo de respuesta coordinada", y ha señalado que el crecimiento económico caerá por debajo del 2,9% de 2019. En enero, el FMI pronosticó una expansión de la economía mundial para 2020 del 3,3%, y ahora rebaja en al menos cuatro décimas el avance, aunque es "difícil predecir" de forma exacta cuánto va a caer la economía.

"El brote es un problema global que necesita un mecanismo de respuesta coordinada", dijo Georgieva en una rueda de prensa junto al presidente del Banco Mundial, David Malpass. La dirigente del Fondo advirtió de que la conmoción que provoca el virus es" algo inusual, ya que afecta tanto a la oferta como a la demanda" y supone una "seria amenaza" para la economía mundial, aunque subrayó que la magnitud es difícil de estimar dada la "elevada incertidumbre". Los 189 países miembros del FMI se han comprometido a dar "todo el apoyo necesario para limitar el impacto" de la epidemia de coronavirus, sobre todo en las regiones más vulnerables.

Asimismo, Georgieva ha apuntado la necesidad de adoptar medidas macroeconómicas para abordar los shocks de demanda y oferta causados por el coronavirus y las medidas de contención implementadas, que deberán enfocarse en las empresas y sectores más afectados por la epidemia. También ha enfatizado en la importancia de mantener una liquidez adecuada, destacando las intervenciones por parte de los bancos centrales, aunque ha subrayado que el sistema financiero actualmente "se encuentra en buena forma" y el acceso al crédito por el momento no ha sido un problema.

Las previsiones de la organización financiera se suman a las predicciones de otras entidades como la OCDE, que han reducido la expansión económica de sus países miembros a la mitad. En un documento publicado esta semana, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos matizaba que las “perspectivas de crecimiento siguen siendo muy inciertas”, y avisaba que, en el escenario más adverso contemplado, la epidemia podría reducir a la mitad el avance del PIB global este año, rebajando su crecimiento al 1,5%.

Además, de propagarse masivamente en Europa y Japón, el virus podría hacer que ambas economías cayesen en recesión. A su vez, el Banco Mundial anunció ayer un paquete de 12.000 millones de dólares (10.787 millones de euros) para ayudar a los países en dificultades a luchar contra el coronavirus.
(Expansión, 05-03-2020)

El Gobierno prepara medidas de liquidez para aliviar a las empresas afectadas por el virus
El Gobierno prepara medidas de liquidez para las empresas por si la crisis del coronavirus va a más. De momento, la vicepresidenta Nadia Calviño asegura que se trata de un shock transitorio que causará un daño limitado y que luego habrá una recuperación. Pero de todas formas ya se trabaja en iniciativas que puedan paliar el impacto de la epidemia, siguiendo la estela de las aprobadas en Italia. El ministerio de Trabajo estudia, por ejemplo, la posibilidad de que los trabajadores no consuman el paro en los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) de compañías lastradas por la Covid-19. También ultima un protocolo de riesgos laborales parecido al que se elaboró con las vacas locas.

La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, afirmó este lunes que el impacto de la epidemia se prevé “poco significativo y de corta duración”. Tras ese efecto transitorio habrá “una recuperación en los siguientes trimestres”, señaló la titular de Economía ante un grupo de periodistas en el Senado. Y añadió que “las circunstancias son muy distintas por países”, que todavía es demasiado pronto para evaluar las consecuencias y que se seguirá con cautela la evolución de la enfermedad. Este mensaje contrasta con el que lanzó este lunes la Reserva Federal de EE UU (Fed) aplicando por sorpresa la mayor rebaja de tipos desde finales de 2008.

Otra vez parece que Europa marcha por detrás de Estados Unidos en la respuesta a una crisis. Calviño se verá este martes con sus pares del Eurogrupo en una teleconferencia. Allí se discutirá cuál es la estrategia conjunta. En Italia, epicentro europeo de la sacudida, ya se han tomado medidas, entre otras líneas de liquidez para empresas en dificultades, subsidios a autónomos, un aumento de la plantilla sanitaria y la congelación temporal en los municipios afectados del pago de la hipoteca y de las facturas de luz, gas, agua y basura. También se barajan ayudas fiscales para aquellas compañías que hayan visto caer su negocio más del 25%. Y ello hará que el gasto aumente en unos 4.500 millones de euros.

Según fuentes gubernamentales, el Ejecutivo de Pedro Sánchez ya trabaja en un paquete de alivio. Y en él se recogen medidas de liquidez para empresas en apuros. Una posibilidad es la fórmula que se usó para paliar la crisis de Thomas Cook y que se ha barajado para los problemas que pudiera ocasionar el Brexit. Bajo ese esquema, las empresas podían acudir al banco y pedir un crédito blando con el ICO.

La preocupación del Gobierno es que empresas solventes se vean perjudicadas en demasía por este nuevo cisne negro como sucedió en 2008. Dicho esto, en esta ocasión el escenario de falta de liquidez parece más improbable dada la artillería que está desplegando el BCE. El eurobanco prepara líneas de refinanciación dirigidas a pymes. Y este lunes el mercado esperaba incluso una bajada de tipos.

Otra pata de las ayudas se centrará en el área laboral. El Gobierno ya estableció que el aislamiento de un trabajador por coronavirus se considere como una baja laboral, un coste que soporta la empresa durante los 10 primeros días. Y este lunes el ministerio de Trabajo reconoció que está sopesando que la suspensión temporal de empleo causada por la enfermedad no consuma el paro —estos son los llamados ERTE—.

Además, según fuentes gubernamentales, en el departamento de Yolanda Díaz se ultima un protocolo de prevención de riesgos laborales similar al que se elaboró con las vacas locas. En él se incluirían recomendaciones tales como recogerse el pelo, la higiene de las manos o no llevar anillos, pulseras o maquillaje.
(El País, 05-03-2020)

 
 
 
 
  Seu Col·legial
  Pl. Urquinaona, 6. 6ª planta Delegació Girona Delegació Lleida  
  08010 Barcelona C/ Santa Eugènia 11, 1r B Avinguda Joana Raspall 6, 1r  
  Tel. 93 317 06 86 17005 Girona 25002 Lleida  
  Fax 93 301 37 87 Tel.: 972 22 37 01 Tel.: 973 28 81 37  
  colcatalunya@gestors.cat gestors.girona@gestors.cat gestors.lleida@gestors.cat  
 
 
Nota legal:
Contestant aquest email no obtindreu resposta. Si desitgeu contactar amb nosaltres, podeu trametre un correu electrònic amb els vostres dubtes i/o suggeriments a sac@gestors.cat.
D’acord amb el que disposa el Reglament (UE) 2016/679 de 27 d’ abril de 2016 (RGPD) la Llei Orgànica 3/2018, de 5 de desembre, de protecció de dades personals i garantia dels drets digitals i resta de normativa legal vigent en matèria de protecció de dades, els informem que les dades que figuren en la present comunicació són objecte de tractament per part del COL·LEGI OFICIAL DE GESTORS ADMINISTRATIUS DE CATALUNYA. Aquestes dades seran utilitzades exclusivament per a l’enviament de comunicacions que poden ser del seu interès. Aquestes dades no es cediran a tercers, excepte per obligació legal, i es mantindran mentre no en sol·liciti la seva cancel·lació i/o oposició. La present comunicació s’envia sota l’empara de la Llei 34/2002, de Serveis de la Societat de la Informació i del Comerç Electrònic. Si desitja deixar de rebre les nostres comunicacions comercials, revocar el seu consentiment o exercir els drets d’accés, rectificació, portabilitat, oposició, limitació o cancel·lació, pot sol·licitar, en qualsevol moment, enviant un correu electrònic a l’adreça dpo@gestors.cat indicant a l’assumpte "Baixa comunicacions comercials", o comunicant-ho per escrit, sempre indicant les seves dades personals a Plaça Urquinaona núm. 6, 6a planta, Barcelona. Si considera que el tractament de dades personals no s’ajusta a la normativa vigent, pot presentar una reclamació davant l’Autoritat de control (www.agpd.es).